Por Teodoro Prados

¿Piensas que el aprendizaje del chino es difícil? Quizás, la primera respuesta que se te venga a la cabeza sea, sí. No es de extrañar que, visto desde fuera y a primeras, el chino te parezca un idioma inalcanzable por tratarse de una lengua que se expresa mediante caracteres o incluso que te pilla lejos, por aquello de la distancia o de las diferencias culturales que, no vamos a negarlo, existen con el mundo occidental. Sin embargo, más allá de los prejuicios que podamos tener sobre esta lengua, el chino no deja de ser un idioma que, como otro cualquiera, tiene sus propias particularidades. Además, debe indicarse que este es un idioma rico en historia y cultura milenaria, es hablado por la quinta parte de la población mundial y se encuentra en plena expansión internacional.

Quiero aprovechar estas líneas para acercarte a este fascinante idioma y decirte que si el objetivo de aprender este idioma es importante, tanto o más aún lo es el enriquecedor camino que recorres durante su aprendizaje, y lo digo desde mi propia experiencia.

Así, siendo sinceros, para un occidental aprender chino no es nada fácil, pues es un idioma muy diferente a cualquier otra lengua que podamos encontrar en nuestro entorno. Es por ello, que el aprendizaje del chino se debe afrontar con entusiasmo, paciencia y determinación.

Decía un escritor y filósofo chino llamado GuanZhong que “el éxito se forja en el trabajo y el fracaso en el orgullo”, por lo que esforzarse, persistiendo ante las dificultades, y siendo humildes, aprendiendo de nuestros propios errores, nos hará conseguir el éxito, además de asegurarnos el progreso en nuestro aprendizaje. Además, debo decir que con un mejor y más amplio conocimiento se aprende al mismo tiempo a vencer todas aquellas dificultades que vayamos encontrando en nuestro camino del aprendizaje. Por supuesto, no es únicamente un trabajo del propio estudiante sino también del método de enseñanza, el cual deberá estar adaptado a la edad y al nivel de los estudiantes.

Espero que estas palabras te hayan ayudado de alguna manera a ver que el chino es un idioma que con esfuerzo y dedicación se puede aprender y que si te lo propones adecuadamente se consigue avanzar de nivel. Yo mismo he seguido estas indicaciones desde hace ocho años. Hoy, septuagenario, felizmente he tenido varias oportunidades de conocer y apreciar in situ esa cultura y costumbres fascinantes.

 

 

Lee este artículo en chino - 用中文阅读这篇文章